Docentes Que Dejan Huella

Son los profesores los que logran por medio de su entusiasmo y su trabajo la innovación en la educación y el aprendizaje significativo

El éxito del proyecto de vida de un niño o una niña lo crean 3 factores: su entorno, su familia y la escuela. El entorno muchas veces no está en nuestro control, aunque debemos adaptarnos a todos los cambios que sufre. Por lo tanto, donde podemos encauzar nuestros esfuerzos es en la educación que se imparte en el colegio y por supuesto, en la educación que se da en casa.

Y hablando de educación, los docentes que han contribuido en mayor forma en nuestros éxitos son aquellos que han logrado motivarnos, y a través de esta motivación nos han impulsado a cumplir nuestras metas, a seguir aprendiendo y sobre todo a inspirarnos. Y la mejor forma de motivarnos, es lograr emocionarnos. El cerebro necesita emocionarse para aprender, y esto solo es posible cuando el docente logra detectar las mayores fortalezas, cualidades y aspectos que más le gustan a cada alumno de forma diferenciada, y también comprendiendo, que los factores que motivan a los alumnos del siglo XXI son diferentes que hace 10, 20 o 30 años.

¿Pero como lograr una educación diferenciada? La respuesta está en la innovación, en buscar formas novedosas de enseñar, que logren esa interacción y participación del alumno, para lograr realmente un aprendizaje significativo.

¿Cuánto tiempo valioso invierte el docente calificando tareas o exámenes? ¿Y si ese tiempo se invirtiera para analizar realmente cuales habilidades son más fuertes en el alumno y poderle asignar recursos enfocados a lo que es más fuerte o a lo que le gusta y emociona más?

Es por eso que la tecnología educativa ha tomado gran relevancia, y poco a poco ha ido cobrando vida. Es verdad que, si comparamos a la educación con otros segmentos, por ejemplo, el financiero o del e-commerce, tenemos aún un gran camino por recorrer. Mientras nosotros hemos simplificado muchos procesos, por ejemplo, al comprar boletos de avión en línea, en las aulas de clase aún tenemos los mismos pizarrones verdes con gises con los que aprendían nuestros abuelos.

La tecnología debe dejar de ser una amenaza, para usarla de forma inteligente, para hacer más productivo el tiempo del docente facilitándole las labores administrativas y permitirle convertirse en un facilitador para adaptar los contenidos a las necesidades de cada niño.

Ser un docente innovador no significa que su enfoque sea basado en proyectos, o si el alumno debe usar dispositivos, o si van a evaluar con menos o más exámenes, o si se deja o no tareas. Esas son decisiones secundarias. Lo realmente importante es que el docente sea dinámico, que sea flexible para adaptarse a las necesidades de los alumnos y a los cambios del entorno que le rodea. Es el que continuamente se sigue formando, renueva sus conocimientos y es el que se atreve a integra nuevas metodologías, herramientas, recursos y les da un uso inteligente.

El docente innovador busca el éxito de los alumnos no solo en lo académico, sino también en su entorno, de acuerdo a sus capacidades cognitivas, fortaleciendo sus habilidades, desarrollando su parte creativa, y por supuesto, teniendo siempre presente el humanismo. Y el éxito siempre vendrá cuando hayamos logrado detectar nuestras fortalezas y las cosas que amamos hacer.

Y tú, ¿Conoces a algún docente que te haya marcado o que haya contribuido a tus éxitos?

 

Add your thoughts

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *