¿Qué tan seguro es lo que compartes con tus alumnos?

¿Qué tan seguro es lo que compartes con tus alumnos?

Esta revolución que se ha presentado para todos en esta primera mitad de 2020 nos ha llevado a adoptar nuevas prácticas para adaptarnos a todos estos cambios, sobre todo en el campo de la educación. El migrar a una instrucción 100% digital y a distancia nos llevó a buscar nuevas y prácticas maneras de compartir información con nuestros alumnos. Pero ¿nos hemos detenido a pensar qué tan seguros son los recursos y la información que compartimos con ellos?

Por su practicidad y calidad, sitios de alojamiento de videos, páginas con colecciones de recursos y hojas de trabajo gratuitos para profesores, o hasta sitios para crear tu propio blog se han convertido en un recurso bastante socorrido para maestros, pues representan un compendio de contenidos accesibles y a la vez una nueva ruta para hacer llegar a nuestros alumnos toda esa información que consideramos necesaria y que complementa los objetivos de nuestra instrucción.

Sin embargo, por la naturaleza gratuita de estos sitios, sus contenidos rara vez son revisados de manera consciente y, así como podemos encontrar material de alta calidad y beneficiosos para lo que queremos enseñar, también podemos encontrarnos con publicidad o ligas a sitios externos que no solo no tienen nada que ver con nuestro objetivo de clase, sino que además pueden representar un riesgo para nuestros alumnos. El internet funge como un arma de doble filo en este caso.

Es nuestra responsabilidad asegurarnos de que el contenido que compartimos sea apropiado y seguro, y para nuestra fortuna, existen [herramientas digitales] que ofrecen encriptación de datos para garantizar su seguridad y por lo tanto nos dan la tranquilidad de que el contenido que estamos compartiendo con nuestros alumnos es exclusivamente lo que queremos compartir y no representa ningún riesgo. Además, podemos de igual manera asegurar que la información personal de nuestros alumnos esté siempre a salvo para que ellos también puedan compartir sus creaciones con nosotros sin que estas corran riesgo de caer en manos ajenas.

Los nuevos cambios en el mundo, en la vida y sobre todo en la educación nos traerán diferentes maneras de abordar nuestra práctica docente, pero también, como en todo, traerá riesgos que tendremos que aprender a sortear. Sigamos caminando juntos en este nuevo camino, apoyándonos siempre y compartiendo nuevas maneras de mejorar nuestra instrucción en todo sentido.

Añadir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

shares