Lectura en vacaciones: 5 ideas para padres de familia

La lectura es de gran importancia en el desarrollo de los hijos, pero ¿por qué lo es también en vacaciones?

Los pediatras y los profesores señalan que los niños tienen cada vez más problemas de comprensión lectora. Si en verano los niños no leen, los avances que han tenido en el ciclo escolar se verán perjudicados.

Por otro lado, la lectura trae grandes beneficios como son:

  • Ejercita la atención, concentración y el esfuerzo.
  • Ayuda fortalecer la inteligencia emocional ya que ayuda a conocernos a nosotros mismos a través de los personajes y nos ayuda a entender a los demás.
  • Ayuda a perfeccionar el lenguaje, incrementa la fluidez, comprensión, expresión y vocabulario.
  • Desarrolla la imaginación y
  • Potencia nuestro pensamiento y agiliza nuestro razonamiento.
  • Aporta conocimiento, cultura y genera curiosidad intelectual.

Cuando la lectura se vuelve parte de nuestra vida diaria, no se realiza como una tarea, sino como una actividad de placer y esto mejora nuestra calidad de vida.

Fomentar la lectura no es algo que corresponde únicamente a los profesores, si bien en el colegio seguramente estimula a los alumnos a leer, los padres de familia deben motivarlo y reforzarlo en casa.

A continuación, les damos 5 ideas para promoverla:

  1. Los niños deben asociar la lectura con momentos divertidos, positivos y alegres. En vacaciones se puede buscar libros de temas que les gusten y les puedan enganchar (dinosaurios, princesas, insectos, cocina, etc).
  2. Aprovechar las vacaciones para variar los lugares para leer, por ejemplo, al aire libre, en un parque, en la playa o en el jardín de la casa. Buscar un lugar bien iluminado, tranquilo, cómodo y que no quite la atención del niño. Una idea puede ser leer en una casa de campaña para que lo vean como una aventura.
  3. Motivar la lectura con un “kit de lectura”, preparar alguna colación para acompañar la lectura, algún cojín, manta y llevar varios libros. Puedes recurrir también a las bibliotecas digitales, donde podrán tener una gran variedad de libros, revistas, comics y lecturas para elegir sin tener que tener una gran biblioteca en casa y pueden transportarse fácilmente con un dispositivo móvil.
  4. Leer a la misma hora hará que la lectura se convierta en un hábito, incluso el mismo niño será quien pida leer juntos.
  5. Una visita a una biblioteca con sus amigos puede ser muy divertido. Se puede planear también un club de lectura en tu casa o llevarlos una tarde a una librería con cuenta cuentos.

Recordar que los pequeños la gran mayoría de cosas las aprenden por la imitación, por lo que es importante que eduquemos con el ejemplo. Asegurarse que los libros siempre estén a su alcance para que en cualquier momento pueda sentarse a leer.

Incentivar la lectura es muy importante, y lo es también en vacaciones ya que si pasan semanas sin leer el hábito se puede perder y puede ser complicado volverlo a retomar.

Añadir un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

shares